jueves, 23 de marzo de 2017

DÍA DE LA POESÍA

Fotografía: Juan Tapia
Chindas, como ves, los humanos ponemos un día “festivo” al año de todo aquello que a unos u otros da motivo de recuerdo o remembranza.

Con tanto avatar negativo que la humanidad padece, me parece genial que se celebre el escondite de la poesía en cada rincón de la vida. Tener ojos para ver cuando el dolor aflige, descubriendo el encanto que habita a nuestro lado, es maravilloso y actúa de sedante. ¿Quién no recuerda algún poema que aprendió en la infancia y gusta recordar? Estamos en primavera y Bécquer nos dice: volverán las oscuras golondrinas en tu balcón los nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales, jugando llamarán...

Tantos y tantos poetas han dejado huella y, otros, siguen marcando la espiritualidad, lo cotidiano vestido de etéreo, que merece la pena tener un libro de este género en la mano y gozar de palabras ajenas y de los sentimientos sublimes de la elegancia poética.

Si el paisaje está árido, una florecilla asoma sus pétalos diciéndonos que hay belleza en el interior y, si la tormenta oscurece el cielo, surge un rayo pequeño de sol que nos habla de esperanza. Lenguaje enaltecedor de la prosa.

Rodeados de signos del Amor con mayúscula, escenificado en plantas, hechos, pensamientos llenos de ternura y sensibilidad, es positivo empezar a gozar de nuestras propias emociones “literarias”. Todos llevamos dentro el duende, la musa de los gestos poéticos, expresados o no, pero sí sentidos. Reflexiona y verás cómo salen a la luz, a la tuya, esos versos no escritos de tu interior.

Ríe la espiga cuando el sol la acaricia,/ sueña el aire con mimar al mundo,/ canta la aurora el amanecer con templanza/ y en tu corazón anida la alegría /si dichoso sabes expresarla.



viernes, 17 de marzo de 2017

La belleza de la esperanza incierta

Florece el almendro pintando de belleza el patio de casa. Días de sol adelantando la primavera, creando un espejismo lleno de frutos.

Incierto el porvenir de este árbol que llena de admiración su florido ramaje. A lo lejos se vislumbran heladas con intención de llegada a estas tierras. Rabia del viento que es apartado, detenido en otros horizontes, pretendiendo viajar hasta nosotros.

Chindas escarba a pie de árbol, intentando coger a un topillo que ha visto colarse en la tierra hasta las raíces. Se le riñe pero su afán crece ante el olor del animal, cuyo corazón late desbocado en su escondite. Unas flores caen sobre el perro decorando su cabeza. Me río y me mira vencido.

Esperar. Esperanza incierta del futuro de frutales que salen a escena maquillados antes de tiempo. Belleza delicada que, cual abanico coqueto, mece sus ramas aromando el ambiente ¿Llegará a su plenitud maternal viendo crecer sus almendrucos? Política del tiempo.

Abejas ansiosas, zumbando liban el néctar virgen de las flores. Alas transparentes se agitan llevando a estas vistosas  trabajadoras, por caminos de pétalos y colores.


La tarde va apagando la luz y la apostura de las plantas adormece esperando que, de nuevo, la primavera despierte con ellas al amanecer. 

viernes, 10 de marzo de 2017

MUJER TRABAJADORA

En el DNI de la genética de la mujer está el ser trabajadora. ¿Alguien lo duda? Mira Chindas, trabajadora es el ama de casa, en todas sus facetas, como economista, enfermera, maestra educadora, cocinera, lavandera, reparadora de entuertos de deterioro... maternal figura con hijos o sin ellos.

Si profesionalmente sale de su mundo individual para adentrarse en el del trabajo empresarial, duplica sus manos y su cabeza explora continentes llenos de esfuerzo y entrega.

El donaire de la mujer embellece el universo y la luz camina en su cuerpo irradiando energía y claridad. Mujer trabajadora en el ámbito político, conciencia de responsabilidad, rostro expuesto a miradas con lupa de aumento. Trabajo social que abarca los horizontes de la convivencia ciudadana. Estudios en igualdad de condiciones con el hombre. Salario en muchos casos desigual.

Hoy Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Los países ponen un día de “reconocimiento” a la mujer que aporta su saber a la sociedad; remuneración obligada. ¿Y la figura del ama de casa? Sombra al lado del varón, no se la menciona en las soflamas de este día grande en el que se reivindican igualdad de derechos. ¿Para cuándo un sueldo de hogar?

Lamentable ser portada de sucesos luctuosos, llevando tras de sí la incomprensión y la intolerancia. Vientos huracanados azotan el relieve cromático de su ser, desvalorando su enorme potencial de trabajo dentro y fuera del hogar.

Sexo fuerte abrazando las debilidades que a su lado existen; apoyando con su entereza los pilares de la familia y la frágil naturaleza masculina.


Mujer trabajadora de todos los días, honor y gloria enlazados en el ramo que  adorna tu historia. Chindas, con los hombres os aplaude. ¡Guauuu....!

viernes, 3 de marzo de 2017

MERENDILLAS

Reviviendo la tradición de hacer una merienda (merendilla) los chavales por los carnavales, los mayores que quedamos en el pueblo revivimos esa época de compañerismo y convivencia participativa.

Alegría, humor y entrañable compañía la de los matrimonios jóvenes que vinieron con sus hijos a esta celebración. En la foto de “familia” sólo aparece un grupo, algunos se ausentaron antes de tener la idea de hacer una colectiva.

Revivir tradiciones, aunar sentimientos festivos, infancia compartida, juegos y ratos de tertulia adulta, ha sido, querido Chindas, un gozo para el espíritu, tan solitario muchos días del invierno.

Soñar con momentos de fraternidad vecinal es un lujo del que, de vez en cuando, podemos gozar en los pueblos pequeños.

Exquisitos y sencillos manjares cocinados en cada casa y luego puestos en común fueron la nota chispeante que pasaba de mano en mano, para llegar a todos. Esmero en la preparación, sabor delicioso. Recetas nuevas para paladares agradecidos.

Armonía regada con buenas bebidas. Postres de altura dejando ese poso dulce y agradable de la unidad. Alegría vestida de risas y sano entendimiento.

Desde esta página de Chindas, perro amigo de grandes y pequeños (menos de los gatos) agradecemos a los que os habéis desplazado vuestro empeño en hacernos felices y logrado que las merendillas de este año hayan sido tan entrañables.

Esperamos que la tradición no se rompa, sean el comienzo de otras celebraciones comunitarias y que las nuevas generaciones cojan el testigo de amor al pueblo. Sólo así crecerá en esperanza.

¡Guauuu...!

viernes, 17 de febrero de 2017

RISAS FESTIVAS

Hace unos días visitó S. Valentín los rumores enamorados; con él llegaron las risas festivas del abrazo y la ilusión. Intercambio de detalles de amistad, de cariño y ese pedalear acelerado en las bicicletas del corazón.

Saltando los límites de la velocidad afectiva, los sueños románticos empiezan a ser nubes de algodón de colores durante la mañana y al caer la tarde. Pájaros surcando el ancho cielo haciendo filigranas abstractas interpretadas al ritmo de la imaginación de cada uno. Emoción y temor, olas chocando contra los muros de la edad, del espionaje o de la lejanía.

Móvil vibrando en el bolsillo, música avisando. Pantalla mostrando el rostro querido y deseado. Voz entrecortada con pausa de suspiro aproxima la dicha que el Santo regala.

Una vez al año el amor florece en esta onomástica, aunque sea febrero y el frío anide en las calles y paseos. Alamedas desnudas dejan que el aire haga filigranas entre sus ramas. Nidos en potencia se acurrucan en las bifurcaciones de sus brazos. Placer con calor de hogar, de convivencia deseada y cristales de colores.

Canta el sol su canción de luz en la aurora y las estrellas rilan con claridad de luna, sosteniendo el universo celeste del deseo, que multiplican la alegría del ser, encontrado en reciprocidad de sentimientos.

Cupido, como portavoz del cortejo, sonríe al anhelado cruce de miradas y detiene su flecha en el momento justo, llenando de fascinación el espejismo del porvenir. Ensueño revivido en fecha tan señalada, como preludio o con agradecimiento por renacer cada día en el amor, el encuentro permanente de la dicha.

365 días tiene S. Valentín la tarea de hacerse presente en cada pareja. Festejarlo es cosa de dos, aunque las multinacionales señalen un solo día. ¿No os parece?.


jueves, 9 de febrero de 2017

LOS NIÑOS DEL AGUA

Mecidos por las olas, los niños emigrantes duermen y lloran. Una barcaza es su cuna y en los brazos ateridos de sus madres encuentran la razón de seguir viviendo.

Caritas de color moreno, ojos inmensos y sonrisa fácil. La tragedia, su tragedia, se aproxima cuando el mar se embravece, cuando la frágil patera es vapuleada por la furia del viento y de la huida. Calor humano masificado, hermanado en el dolor de la migración.

Sobrevivir es la esperanza de esta aventura familiar, vecinal o de desconocidos. Todos se alejan de su patria rota, del temor de las bombas, de las casa destruidas...

Niños de futuro incierto, son víctimas del desamor de los que gobiernan sus destinos, viniendo a caer en el abismo compasivo de las aguas.

Un mundo nuevo lleva su infancia al paraíso de los peces de colores, al infinito edén de las sirenas y los corales. Niños del agua azulada reflejando el cielo, verde mar alfombrando la frágil embarcación. Bebés desplazados de los brazos maternos son el tul que envuelve a los adultos en su lucha por la libertad. Lágrimas confundidas con la angustia que no alcanza a distinguir al hijo ido de su regazo.

Llegan a la costa y ellos no están, desaliento en la voz, frío en el alma. Caminos de eriales son la desesperación y la incertidumbre. Llegar, llegar a tierra firme es la meta; empezar de nuevo agarrándose a la vida que les queda a los que sobreviven a la virulencia del destino. Mantas y alguna mano tendida son la luz que empiezan a vislumbrar. No, no miran atrás, a la opacidad de la noche, a los kilómetros recorridos, al frío, al hacinamiento carente de intimidad...


Entre muchos algún niño también llega; en el desembarco pasan de brazo en brazo entre asustados y expectantes. Nueva vida. 

Primaveras dormidas entre arrullos del agua.


viernes, 3 de febrero de 2017

AMÉRICA DEL NORTE


Hoy, amigo Chindas, vamos a hablar de un acontecimiento que pone en clave, el equilibrio mundial.

Con el color del fuego, el nuevo Presidente de EE.UU, se asoma al mundo. Su impetuoso carácter, cual emigrante furtivo, le lleva a saltar las vallas de la tolerancia, de los Derechos Humanos y de la libertad, cayendo en la zanja de la injusticia social.

Prepotencia frente a su labor de ser potencia que busca la paz entre las naciones. Acaba de iniciar su mandato sublevando y desequilibrando. El dinero prima para conseguir sus fines. Países con dinero, países amigos.

En aras de la seguridad de sus Estados, proclama barreras, muros que aíslen a los “malos”, que dejen espacios libres para las limusinas. Sin pobreza aparente tener unas ciudades desparasitadas. Su política no parece encaminada a culturizar a las masas, a inculcar valores, a nivelar la economía de los hogares sacando del hedonismo a los ricos de su círculo.

El Tío Sam, vuelve a tener vigencia en aras de la Libertad -de unos pocos- luchando por conseguir beneficios. Hispanos preparando las maletas del exilio si su Banco denota déficit o no son adictos a su simpatía.

Sí, Chindas, el revuelo mundial está siendo abatido por un tornado llamado Trump; arrasa las ilusiones y con su gesto irónico y dictador hace de los proyectos leyes. La luz estadounidense está siendo eclipsada, Europa apenas vislumbra la mano cordial que tendía para deshacer conflictos, para expandir la economía intercambiando industrias.

Lección y análisis del voto ganado sólo por simpatía, espera de prebendas o similares expectativas. Se dice que cada país tenemos a los líderes que merecemos; tal vez es necesario desestabilizar lo estable para volver a los orígenes y renacer limpios y solidarios.

En las luces de neón de Las Vegas, la política del ajuste ciudadano se detiene y entre el sibaritismo y la sensualidad en pro de los beneficios que aporta. Poderoso caballero es don dinero, ahora con título de Presidente de la mayor potencia mundial, hasta que el dragón chino le haga frente.


Soñemos con la paz y que estos adalides de la política nos la hagan posible por muchas generaciones, a pesar de sus ambiciones.